Thank you for your patience while we retrieve your images.


16 of 17 photos
Thumbnails
 
MAD201947689

MAD201947689

Valérie Aimée Raharison, de 32 años, prepara comida en su casa en el pueblo de Miary Betsileo en la comuna de Miary, distrito de Toliara en el sur de Madagascar. Participa en el proyecto Fararano de CRS, que le ha enseñado técnicas de cocina para mejorar la nutrición para ella y su familia. Una técnica simple se llama “comida arcoíris”, que es un método simple para mezclar varios tipos de ingredientes saludables de una manera que muchas personas en el sur de Madagascar no suelen hacer, de modo que mejora el sabor y fomenta hábitos alimenticios saludables de alimentos nutritivos. El proyecto también la alienta a ella y a otras personas a cultivar huertos para brindar opciones de alimentos saludables ya disponibles. Su esposo es Roderique Grégoire, de 36 años (no se muestra en la foto).

En algunas comunidades rurales de Madagascar, donde las tasas de niños desnutridos se encuentran entre las más altas, las familias no comprenden la gravedad de la nutrición deficiente. Catholic Relief Services (CRS) ha diseñado e introducido un enfoque innovador llamado Nutrición total liderada por la comunidad (CLTN, por sus siglas en inglés) como parte del proyecto Fararano para que comunidades enteras (padres, madres, autoridades tradicionales y jóvenes) puedan contribuir a una mejor nutrición. Todos trabajan juntos para garantizar que todos los niños tengan acceso a una mejor alimentación y nutrición.

Crean normas sociales convenciéndose mutuamente de seguir pesando a sus hijos con regularidad y monitoreando el crecimiento de sus hijos. El pesaje y el monitoreo regulares permiten a los trabajadores de salud comunitarios detectar la posibilidad de desnutrición u otros problemas de salud. A través de actividades creativas de sensibilización, como obras de teatro en las aldeas y espectáculos de marionetas, los miembros de la comunidad transmiten mensajes sobre la nutrición infantil. El proyecto Fararano de CRS luego anima a los participantes a desarrollar hábitos de cocinar comidas nutritivas. También se anima a las familias a crear huertos en sus patios traseros para que siempre haya alimentos nutritivos disponibles.

Foto de Jim Stipe/Catholic Relief Services